Pemex, con la producción más baja; urge extraer crudo

En 20 años, la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) de crudo ligero y superligero, ya registró una reducción de 14.3% y 75% respectivamente, lo que ha afectado de manera importante la disponibilidad de esta materia prima para las refinerías el país.

349

Aunque en los últimos meses se ha logrado una ligera mejoría en los volúmenes de extracción de este tipo de petróleo, el avance aún es marginal en comparación al declive de los principales yacimientos.

Según datos históricos de la empresa, entre enero y septiembre de 1999 se produjeron un promedio de 815.6 mil barriles por día de petróleo ligero. Sin embargo, en el mismo periodo de 2019 se registraron apenas 479 mil barriles por día, esto significó una caída de 41.3%.

Es decir, en 20 años la empresa del Estado dejó de extraer 336.5 mil barriles por día, debido a que durante años se dejó de lado la exploración y el desarrollo de campos que pudieran mantener la producción en este tipo de petróleo.

En el caso de la producción de petróleo superligero, este pasó de 541 mil barriles por día a solo 135.4 mil barriles este año, es decir, una caída de 75% o 405.6 mil barriles por día menos.

La reducción de este tipo de crudos afecta de manera directa la disponibilidad para el procesamiento de las refinerías, principalmente para aquellas que aún no son reconfiguradas.

La empresa aseguró que la “disminución se explica por la declinación natural de la producción en campos maduros, y por el incremento del flujo fraccional de agua en algunos yacimientos de la región sur y las regiones Marina Noreste y Suroeste”.

Para Pemex, el comportamiento negativo en el nivel de extracción también se redujo por el avance del contacto agua-aceite en la asignación Xanab, pues su producción pasó de 101 mil barriles en el tercer trimestre de 2018 a sólo 30 mil barriles en el mismo periodo de 2019, lo que significó una reducción de 70.9%.

Esta situación ya afectó de manera importante los niveles de extracción de crudo y gas a escala nacional, sin que se haya podido remediar la situación.

Cabe recordar que la administración pasada advirtió que, ante la invasión de agua en el mencionado complejo, no se podría alcanzar la meta de producción de 2018, lo cual llevó a la empresa a importar crudo ligero a finales del año pasado.

Sin embargo, la Secretaría de Energía (Sener) ya aseguró que no volverá a importar crudo, pero que buscará incursionar los swaps, es decir, el intercambio de crudo, para conseguir el petróleo ligero que requieren los complejos refinadores del país.

Actualmente las refinerías ya operan a poco más de 40% de su capacidad. No obstante, se elevará la demanda cuando los complejos logren ser modernizados y se procese al menos 900 mil barriles por día como ya se espera para el cierre del año.

Es por ello que, una de las principales prioridades del gobierno actual no es solo la de detener la caída en la producción de crudo, sino elevarla para satisfacer las necesidades del país, y al mismo tiempo mantener la plataforma de exportación.

*Fuente: https://www.dineroenimagen.com/