jueves, agosto 18, 2022
InicioArticulosCadenas productiva de México: urge reactivarlas.

Cadenas productiva de México: urge reactivarlas.

El Covid-19 frenó la producción manufacturera nacional, pero ahora representa una oportunidad para que se inserten en mercados golpeados por la pandemia, como los de China e India, que proveen de insumos a 20% del mundo.

Cadenas productiva de México: urge reactivarlas.

El Covid-19 frenó la producción manufacturera nacional, pero ahora representa una oportunidad para que se inserten en mercados golpeados por la pandemia, como los de China e India, que proveen de insumos a 20% del mundo.

Todos necesitamos de todos, podría ser la frase precisa para ejemplificar las cadenas productivas a nivel global: funcionan como una precisa maquinaria de producción donde confluyen pequeños, medianos y grandes conglomerados industriales en todas las ramas y de las que México forma parte de manera fundamental en los mercados más importantes de Norteamérica, Asia, Europa y América Latina.

Y hoy esas cadenas productivas bien podrían insertarse en los mercados de China e India, golpeados por la pandemia y que representan cerca de 20% de la proveeduría manufacturera de insumos a nivel global, afirman expertos.

Debido a la enfermedad de Covid-19 el mapa económico e industrial mundial ha visto fracturadas esta líneas de producción, por lo que especialistas reconocen que es indispensable volver echar a andar estos agrupamientos económicos que han demostrado ser de un éxito competitivo en campos específicos en cualquier región geográfica del planeta, bajo concentraciones de compañías e instituciones interconectadas que cooperan entre sí.

Dentro de estas actividades económicas mundiales México es pieza clave como proveedor de insumos en sectores como el automotriz, aeroespacial, metalmecánico, agroindustrial, textil, siderúrgico, electrónico, químico, biotecnología, farmacéutico, energético y equipo médico, entre otras ramas indispensables para el desarrollo de las ciudades, regiones y países a través de cadenas globales de producción que representan prácticamente la integración económica mundial.

Cadenas

Las cadenas productivas que aportan al comercio exterior de México han sido por décadas uno de los principales motores del crecimiento económico y el desarrollo nacional: datos del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) establecen que para 2017 representaban casi 65% de nuestro Producto Interno Bruto (PIB).

Según Bancomext México se ubica entre los primeros diez jugadores en el comercio internacional y 2017 contribuyó con 2.02% de las exportaciones y con 2.07% de las importaciones mundiales, equivalentes a una contribución al PIB mundial de alrededor de 2 por ciento.

Establece que para ese año, bajo la integración de las cadenas productivas, el comercio de México con el mundo sumó casi 800 mil millones de dólares —397 mil millones por exportaciones y 399 mil millones por importaciones— y captó Inversión Extranjera Directa (IED) por 22 mil 800 millones de dólares, lo que lo mantuvo como el segundo receptor entre los países de América Latina y el número 13 a escala mundial.

Para Bancomext el comercio de bienes intermedios generado por las cadenas globales de valor ya supera al de bienes finales (productos de consumo ya procesados que no requieren transformaciones) y representa más de 60% de los flujos mundiales de comercio.

Un sector líder es el automotor que en 2017 contribuyó con casi cuatro de cada diez dólares de exportaciones, lo que equivale a 142 mil millones de dólares. Gracias a la apertura del comercio y a la inversión en el sector México se ha convertido en el octavo productor de vehículos y el cuarto exportador a escala mundial, así como el sexto productor global de autopartes. La industria de vehículos genera alrededor de 900 mil empleos directos y 2.5 millones indirectos, representando 20% del empleo manufacturero del país.

Un segundo nicho líder en términos de cadenas productivas es el de la industria electrónica, que en 2017 realizó exportaciones por más de 75 mil millones de dólares. México se ha integrado a las cadenas de producción global de la electrónica de consumo y está entre los principales exportadores de televisores de pantallas planas, computadoras y teléfonos celulares, que generan cerca de 700 mil empleos.

En lo que se refiere al sector electrodoméstico México es el quinto productor a escala mundial y en 2017 exportó casi siete mil millones de dólares de este tipo de productos, donde firmas establecidas en estados del norte y centro del país (Chihuahua, Jalisco, Guanajuato, Nuevo León, San Luis Potosí y Querétaro) producen refrigeradores, aires acondicionados, lavadoras, estufas de gas y calentadores de agua, por mencionar los principales.

Incluso el país se volvió un destino atractivo para la inversión en el sector aeroespacial: las 267 empresas del sector se ubican en los estados fronterizos (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Sonora) y en dos estados del Bajío (Jalisco y Querétaro). Para 2017 las exportaciones sumaron más de seis mil millones de dólares y las importaciones cinco mil 416 millones de dólares, con cerca de 60 mil empleos y con proyecciones para los próximos diez años de 100 mil puestos laborales.

Finalmente también se ha tenido un papel destacado en el comercio de productos agropecuarios: nuestro país es el primer exportador de tomate, aguacate, cebolla, chile verde, sandía, mango, moras, guayaba y papaya, así como ganado bovino, cerveza y tequila. En 2017 las ventas al exterior de productos agropecuarios sumaron 25 mil 600 millones de dólares.

Oportunidad

Los especialistas afirman que los efectos del Covid-19 abren hoy para el país una gran oportunidad de adentrarse a mercados afectados por la pandemia.

Expertos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), por ejemplo, establecen que China e India se han convertido en las centrales manufactureras a escala mundial de muchos sectores y actualmente cerca de 20% del comercio global de productos intermedios manufacturados se origina en esos países, actualmente golpeados por la pandemia.

“China ha hecho un gran trabajo de contención pero ha sacrificado su economía, al menos en las primeras semanas. Hizo cierres planificados, restricción de movimiento de personas, ambas medidas necesarias, aunque tomarlas conlleva consecuencias económicas”, establece la jefa de la División de Materias Primas y Comercio Internacional de la UNCTAD, Pamela Coke-Hamilton.

La economista indica que algunas industrias “podrían encontrar proveedores alternativos, como México o Europa del Este, pero eso requiere tiempo porque no solo hace falta mover la producción de un país a otro sino que además hay que construir infraestructura y diseñar una logística”.

Agrega que los procesos de producción se dilatarán un tiempo más. “Preveo que el efecto en las cadenas de valor mundiales continuará durante varios meses. Pero si se recupera en pocos meses el impacto a largo plazo será diferente y menos grave. Así que depende de lo que pase en China”.

Coke-Hamilton reconoce que no está claro hacia dónde va la economía mundial. “Dependerá mucho de lo que pase con el Covid-19; si se pudiera desarrollar una vacuna pronto veríamos el fin de la desaceleración pronto, pero si no el impacto puede ser grave”, puntualiza.

Interacción

Claudia Schatan, experta en comercio exterior, estima que “una empresa multinacional que vende autos en Alemania tiene alrededor de cinco mil proveedores directos; cada uno de ellos tiene un promedio de 250 proveedores propios; es decir, la compañía tiene alrededor de 1.25 millones de proveedores dispersos en el mundo, la mayoría de los cuales no conoce ni sabe dónde están”.

En México, explica, “a raíz del coronavirus ha habido afectaciones serias en líneas de producción de la industria automotriz, autopartes, eléctrica-electrónica, de la confección (textil y vestido), equipo médico, aeroespacial, electrodomésticos, metalmecánico, muebles y remanufactura debido a la falta de insumos provenientes de Asia”.

—¿Cuál es su análisis a futuro de las cadenas productivas?

—La acción conjunta de todos los actores de las cadenas productivas debería resultar en un aprovisionamiento cada vez más perfecto para los productores y su distribución y comercialización expedita. Es más, esta perfecta coordinación entre los muy numerosos participantes en las cadenas productivas hace innecesario el almacenamiento de los componentes a lo largo de la cadena e incluso del producto final ya que todo está diseñado para la entrega de los bienes justo a tiempo, lo que reduce los costos de producción y almacenamiento al hacerse más expedito el vínculo entre oferta y demanda.

Pero en realidad, concluye, “el Covid-19 nos muestra que todo este diseño ideal de una producción compartida a escala mundial encierra tremendos riesgos. Y no solo es la pandemia sino una serie de eventos cada vez más frecuentes, producto del cambio climático, como grandes incendios, inundaciones, huracanes, entre otros, que dificultan el transporte, las comunicaciones y la producción misma, desarticulando las cadenas productivas”.

Para estos expertos, a pesar de que las cadenas de producción en México están frenadas por la pandemia, se abre una gran oportunidad de pelearle al mercado asiático la proyección de manufacturas a escala mundial.

Definición

De acuerdo con el Banco Mundial una cadena de suministro o productiva “es un sistema de recursos, organizaciones, personas, tecnologías, actividades e información involucrados en el acto de transportar bienes del productor al consumidor y usuario”.

Destinos de exportación de las cadenas productivas

Estados Unidos (80.2%).

Canadá (2.7%).

China (1.5%).

España (1.5%).

Brasil (1.2%).

Colombia (1.2%).

Alemania (0.9%).

India (0.7%).

Japón (0.7%).

Países Bajos (0.6%).

Otros (8.8%).

Fuente: Secretaría de Economía.

Norberto Vázquez-https://www.vertigopolitico.com/finanzas/economia/notas/cadenas-productiva-de-mexico-urge-reactivarlas

spot_img
Publicidad
spot_img
Cortesía de Investing.com

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!