México y Florida: el mar que nos une

El mar que divide a México y Florida es, en realidad, un espacio que nos une y provee de oportunidades para ampliar las relaciones comerciales, el crecimiento económico, la inversión y, lo más importante, el bienestar de nuestras poblaciones. En un contexto de creciente intercambio comercial, es importante evaluar la competitividad logística del transporte marítimo y la generación de un marco regional de cooperación.

233

Entre las prioridades de México destaca una política intersectorial del desarrollo, que propició el diálogo con representantes de los puertos de Florida, para potencializar el intercambio marítimo, particularmente con los puertos mexicanos de la región sur-sureste.

Representantes públicos y privados de los puertos de Florida vieneron a la CDMX para buscar acercamientos con sus pares mexicanos. Se firmó una carta de intención entre el Consejo de Puertos de Florida y la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante de México, lo que representa un paso para elevar el comercio portuario y detonar esquemas integrales de desarrollo.

Las oportunidades que trae consigo esta alianza, considerando la cercanía geográfica de Florida, incluyen la disminución en los costos de transporte de mercancías y de los tiempos de traslado de carga; ampliará el acceso a los mercados de los estados del sur y la costa este de EU, y consolidará las cadenas logísticas.

Con el TLCAN y la posible ratificación del T-MEC, se incrementarán las oportunidades marítimas, en gran medida, subutilizadas. Actualmente, sólo 31% de la carga mexicana se transporta por esta vía.

El incremento del intercambio portuario contribuirá a la generación de empleos, y atraerá inversión para la ampliación y modernización de la infraestructura de puertos, pudiendo beneficiar, en su momento, a proyectos como el del corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

El acuerdo pretende promover el desarrollo de los puertos, mejorar las comunicaciones y aprovechar las nuevas tecnologías para intensificar el comercio internacional y el desarrollo económico de los puertos de México y Florida.

Al ser Miami, y el sur de la Florida, la puerta marítima de las Américas para Estados Unidos, este instrumento, en el marco de la relación bilateral, permitirá a su vez una mayor diversificación e integración de mercados con América Latina y el Caribe, además de incrementar la presencia de México en la región.

Este nuevo entendimiento se alinea con los objetivos de la política exterior mexicana actuando como un catalizador de la actividad económica, la inversión privada, la integración y eficiencia de las cadenas productivas. En consecuencia será importante ampliar la conversación para abordar temas de facilitación aduanal e intercambios de prácticas que permitan el flujo seguro y ordenado de mercancías.

Esta estrategia de cooperación contribuye a cimentar las bases de una relación comercial y de desarrollo promisorias. La frontera marítima entre nuestro país y Florida es una extensión de la frontera terrestre que debemos aprovechar como pieza clave para impulsar la competitividad y prosperidad de América del Norte como región.

*Fuente:https://www.eleconomista.com.mx/